Transformación de antigua
oficina en piso en la calle Leyre

Una antigua oficina de 160 metros cuadrados en una tercera planta del centro de Pamplona. Sin cocina ni cédula de habitabilidad. Y en bastante mal estado. El objetivo, transformar radicalmente ese espacio en un piso moderno y luminoso. Para ello, se derriba la mayor parte de los tabiques, se renuevan las instalaciones de electricidad, fontanería y calefacción, y se replantea por completo la distribución de espacios. El resultado ofrece un amplio salón-cocina y cuatro dormitorios, el principal, con vestidor y baño propios. De la vieja oficina, sin embargo, se rescatan y conservan algunos detalles que aportan personalidad y esencia: suelo original de tarima de pino, radiadores de hierro y, en los techos, muy altos, unas bellas molduras de escayola.