Apartamento abuhardillado en la calle Tafalla

Un cuarto piso troceado en pequeñas piezas que le restan luminosidad da paso, tras la reforma, a un original apartamento de 105 metros cuadrados sin apenas tabiques cuyo espacio vertebrador es una amplísimo salón-comedor-cocina de techos altos y abuhardillados. Abierto de sur a norte, desde el patio-manzana exterior a la calle Tafalla, la vivienda goza ahora de luz natural todo el día. La actuación respeta además varias vigas originales y diferencia la zona de estar de la de acceso. Esta, desde la puerta principal a las habitaciones, queda discretamente separada por estanterías abiertas, sin más cerramientos. La vivienda consta de dos habitaciones, una de ellas con baño tipo suite integrado, un segundo baño y una espaciosa terraza tendedero.