Reforma de unifamiliar en Villava

Al estar distribuido en alturas, la reforma de vivienda unifamiliar no es sencilla. En este caso, el edificio presentaba cuatro alturas de 55 metros cuadrados cada una. La actuación prioritaria se centra en la planta baja o principal, con acceso al jardín, y se rige por los conceptos de luz, flexibilidad y versatilidad. Los viejos tabiques de separación entre cocina y salón se derriban y dejan paso a paneles móviles de vidrio sobre estructuras metálicas que permiten no solo ganar en lumonisidad sino también adoptar diferentes configuraciones, según la necesidad de cada momento: puede abrirse la cocina al salón o separarse de este, y ambos de la zona de entrada principal a la vivienda y escaleras. El diseño del vano de la escalera también lo convierte en elemento destacado y articulador, desde el sótano (reconvertido en gimnasio, lavandería y garaje) a la primera planta (con tres dormitorios y dos baños) y el ático (con dormitorio y baño integrados tipo suite).